Seleccionar página

Ayer estuvimos trabajando en el cementerio de Alicante y comprobamos de primera mano las dificultades por las que están pasando los negocios tradicionales relacionados.

Entrada al cementerio de Alicante

Nada mas llegar, observamos una gran cantidad de marmolistas ofreciendo tumbas y panteones, ya que en este cementerio de Alicante tradicionalmente se han realizado muchos enterramientos en tumbas de suelo, además de los habituales enterramientos en nichos.

La situación, tanto de marmolistas como de floristerías es en la actualidad bastante complicada, ya que deben repercutir en sus precios de venta al público la estructura física, local, personal atendiendo, impuestos, etc. Al mismo tiempo sufren la competencia cada vez mayor de tanatorios y servicios funerarios que ofrecen todos los servicios, incluida la lapida para el nicho.

En el caso del cementerio de Alicante, además el espacio esta muy limitado, para enterramientos en tumbas en el suelo no hay zonas nuevas y según nos explicaban profesionales de la zona, solo se pueden realizar en tumbas que se venden, aunque esto esta creando una problemática adicional.

Vista aerea del cementerio de Alicante

Solo hay zonas nuevas para enterramientos en nichos, y una vez revisada la zona, vimos una gran homogeneidad en las lapidas instaladas.

Decidimos acercarnos al tanatorio de Alicante y ahí encontramos algunas respuestas, ya que ofrecían también unos pocos modelos de lapidas para nichos bastante uniformes, pero claro, a los precios de los fabricantes de lápidas también deben sumar su beneficio y los costes de transporte e instalación, por lo que de nuevo los precios se incrementan.

Después de nuestra visita al cementerio de Alicante volvemos convencidos de que la compra online de lapidas para nichos es la mejor opción para el 99% de las lapidas, (ahorrando costes de tienda y otros intermediarios) salvo aquellas que llevan una obra de arte como esculturas personalizadas, que nosotros de momento no atendemos por su escasa demanda en estos tiempos de crisis y la dificultad de su realización.